Enheduanna (2285–2250 a. C.)

¿Y si dijéramos que el poeta más antiguo cuyo nombre se conserva era una mujer? ¿Y qué además ostentó un importante cargo político y religioso todo ello milenios antes de Cristo? Hoy vamos a presentar a la poetisa acadia Enheduanna.
enheduannaEs considerada la autora más antigua conocida y una de las primeras mujeres en la historia cuyo nombre se conserva. Ostentó el importante cargo político-religioso de «Suma Sacerdotisa» en el templo del dios  Nannar  (la Luna). ​ Se trataba de una princesa, hija del Rey Sargón I de Acad y la reina Taslhlultum, que vivió en la ciudad-estado de  Ur , en el sur de la región sumeria. Hay que destacar que Enheduanna no es su nombre de nacimiento (este se desconoce) sino el nombre de su título que viene a significar Alta sacerdotisa del adorno del cielo (de la Luna). Fue nombrada por su padre y es la primera mujer que se conoce en ostentar tal importante cargo.
Continúo ostentándolo durante el reinado de su hermano Rimush y fue aquí donde se involucró en alguna forma de implicación política hecho que provocó su expulsión aunque posteriormente sería restituida. Tras su muerte, sigue siendo recordada como una figura importante e incluso obteniendo un estatus semidivino. Su existencia como personaje histórico se encuentra bien ubicada ya que se han encontrado muchas pertenencias y obras suyas.
La autoridad de Enheduanna suscita el tema de la educación femenina en la antigua Mesopotamia. Se conoce que esposas de los reyes encargaron poesía o, quizá, la compusieron ellas mismas incluso a la diosa Nindaba se le atribuye actuar como escriba. Como algunos historiadores señalan: “hasta cierto punto los epítetos descriptivos de diosas mesopotámicas revelan la percepción cultural de las mujeres y su papel en la sociedad antigua”

OBRA:

Los eruditos en historia y literatura la consideran como posiblemente la autora y poeta más antigua cuyo nombre se conoce, debido a que en sus poemas y demás trabajos escritos en cuneiforme sobre tablillas de arcilla, Enheduanna colocaba su nombre.
Escribió los primeros textos que se pueden atribuir a la historia de la literatura de autor. Es también la única mujer de entre los grandes autores de la literatura mesopotámica que se conoce. Sus temas son religiosos: himnos al dios  Nannar  y a su templo de Ur, y también a la diosa Inanna, protectora de la dinastía de  Acad .
Sus escritos son profundamente personales y contienen numerosos datos biográficos, además de reclamar la autoría del trabajo, Enheduanna también hacía comentarios sobre las dificultades del proceso creativo.

Su poesía tiene una calidad reflexiva que enfatiza las cualidades superlativas de su musa divina, mientras también resalta las habilidades que se necesitaban para las composiciones escritas.
Las descripciones de las medidas estelares y los movimientos se consideran posiblemente como las primeras observaciones científicas del cielo.

Enheduanna compuso 42 himnos dirigidos a templos de todo Sumer y Acad. Los textos se han reconstruido a partir de 37 tablillas de Ur y Nippur. Esta colección se conoce generalmente como Los himnos de los templos sumerios. Los himnos de templos fueron la primera colección de su clase.​ La copia de los himnos indica que estos se usaron durante mucho tiempo después de la muerte de Enheduanna y se tenían en
alta estima. Los Himnos del templo sumerio también están considerados como uno de los primeros intentos de una teología sistemática.
Su otra obra más famosa parece ser la Exaltación de Inannao ‘Nin-Me-Sar-Ra’ que es una devoción personal a la diosa Inanna y también incluye detalles de la expulsión de Enheduanna de Ur.
También se sugiere que ciertos textos no atribuidos a la misma podrían haber sido también obra suya. ​
*La mayor parte de la obra de Enheduanna está disponible en traducción en el Electronic Text Corpus of Sumerian Literature (“Cuerpo de texto electrónico de literatura sumeria”)

Fragmento de un poema dedicado a Inanna:
Reina de todos los poderes concedidos
Desvelada cual clara luz
Mujer infalible vestida de brillo
Cielo y tierra son tu abrigo
Eres la elegida y sacrificada, Oh tú
Grandiosa por tus galas
Te coronas con tu bondad amada
Suma sacerdotisa, eres justa
Tus manos se aferran a los siete poderes fijos
Mi reina, la de las fuerzas fundamentales
Guardiana de los orígenes cósmicos y esenciales
Tú exaltas los elementos
Átalos a tus manos

WordPress Image Lightbox Plugin